La foto, repetida a lo largo y a lo ancho de los fabulosos y caóticos años ’80 y ’90, era más o menos la misma en todos lados: había poca luz y mucho ruido. Brotaba el olor a desinfectante de pino, las monedas crujían una…