+11

Con tan solo 22 años, Jerónimo Batista Bucher es científico e inventor y está dando que hablar por sus creaciones capaces de transformar el mundo en un lugar mejor.

Jerónimo pertenece a un singular grupo de personas que la Doctora René Brown denomina “risers”: individuos que no solo tienen una meta diaria sino un verdadero propósito en la vida, y que trabajan para llegar a él sin importar los obstáculos a los que se enfrenten. 

En las redes sociales de Jerónimo, se destacan las palabras Ciencia, Tecnología y Sustentabilidad, conceptos que definen tanto la pasión como el compromiso de este joven Riser argentino, quien está poniendo todo su talento en buscar soluciones para reducir el impacto ambiental de las personas en el mundo. 

Su pasión por la ciencia se fue desarrollando desde muy pequeño, siempre impulsado por la curiosidad y la necesidad de “saber”. Durante sus estudios en el colegio ORT, compitió en varias olimpíadas de ciencia, e incluso fue hasta India para un evento internacional cuando tenía sólo 15 años de edad. Allí compitió contra estudiantes de todo el mundo en diversos temas científicos, tanto en instancias teóricas como prácticas.

Liderazgo para el futuro 

Con 22 años, este argentino oriundo de Vicente López, que estudia ingeniería electrónica y biotecnología,  ya fue destacado como uno de los 100 líderes del futuro por la Universidad de Harvard y el MIT, dos de las instituciones educativas más importantes de Estados Unidos. Sin embargo, como contó en esta entrevista para Infobae, la mención no lo hace titubear ni poner nervioso. “Actualmente hay muchas personas que se están profesando a favor de una acción inminente sobre estos temas ambientales que van a afectarnos a todos los que están ahora y ni hablar de las generaciones que vengan. Es importante y se va conociendo cada vez más el impacto negativo y hasta es algo alevoso, es una cuestión de asumir una responsabilidad que en realidad todos como sociedades somos parte del problema y también debemos ser la solución”

Un vaso que puede cambiar el mundo

Poco a poco, la dedicación y el esfuerzo por un ideal, sumado a su vocación, dio como resultado que uno de sus proyectos esté dando la vuelta al mundo. Se trata de una alternativa a los vasos de plástico descartables.

 “Me motiva saber que si no actuamos ahora y con contundencia, el problema se siga agigantando”

Un vaso para cambiar el mundo.

En una entrevista para la ONU Argentina, Jerónimo dio algunos detalles sobre este interesante proyecto:  “Estoy desarrollando una iniciativa que apunta a la gran problemática ambiental que tenemos globalmente con la contaminación plástica, particularmente la generada por los vasos de plástico descartables, que realmente se usan en todas partes, en todo el mundo, se emplean por apenas instantes, se tiran y tardan cientos de años en degradarse, contaminando y perjudicando nuestro ecosistema y nuestra salud”

Como todo Riser, su pasión es el motor principal para alcanzar los objetivos, y en este caso el impacto de su proyecto nos atañe a todxs los que habitamos en el planeta. 

“Entendiendo que realmente necesitamos una alternativa para evitar estas grandes implicancias ambientales, fue cuando empecé a buscar la forma de generar una opción y arranqué a desarrollar unas máquinas que producen vasos completamente biodegradables que están producidos a través de extractos de algas”

Este proyecto, tan creativo y radical, tuvo su origen cuando Jerónimo estaba en el último año del secundario y se encontraba diseñando el proyecto final de la cursada. En su aguda observación del entorno que lo rodeaba, es decir, su propio colegio, se veían cientos de vasos descartables “que se multiplicaban”, notó que sus compañeros apenas tomaban un trago, tiraban los vasos. Debido a su pasión por las ciencias, de inmediato comenzó a hacer cálculos y llegó a la conclusión de que por año se descartan unos 600 kilos de vasos de plástico, y más aún. Si este número lo sumaba a todas las escuelas eran millones, y a nivel global miles de millones. Un número aterrador en lo que a impacto ambiental se refiere. 

Pero lejos de intimidarse por el número, puso manos a la obra y comenzó a estudiar varios materiales alternativos y desarrollar los primeros prototipos con el objetivo de concretar un proyecto que encare el problema directamente, ya que para el joven inventor, “las tecnologías surgen del conocimiento aplicado y son fundamentalmente herramientas para entender y transformar la realidad”

Pero esto no es todo, ya que su espíritu de innovación y de compromiso continúa avanzando hacia otros proyectos igual de interesantes. Actualmente lidera la iniciativa #ArgentinaNoDescarta que, según su web, es una campaña que busca promover avances legislativos participativos para eliminar progresivamente los descartables plásticos en Argentina.

¿Quién se iba a imaginar que un proyecto estudiantil a partir de un pequeño vasito podría ser la clave para ayudar al medioambiente de todo el mundo? Parece una ilusión, pero en realidad es la pasión y vocación que sienten los verdaderos Risers, aquellas personas que, como Jero, se comprometen con cumplir sus sueños y a su vez ser el ejemplo que inspire a otros a ayudar y ser mejores. 

¿Te considerás un Riser o conocés a alguien que lo sea y querés contar su historia? En motorola queremos que nos cuentes tu proyecto y nos compartas fotos o videos a través de este formulario. Estaremos seleccionando algunas historias para publicarlas en hellomoto.

Y si te interesa conocer más sobre la historia de otros Risers, ingresá en nuestra sección especial donde vas a encontrar mucho más.

+11