Una jornada de sol pleno y calor fue protagonista de un domingo a puro tenis con las finales de singles y dobles del Argentina Open WTA 125K, que marca un antes y un después en el país tras recibir al torneo luego de 34 años.

Desde Motorola, apostando al desarrollo de estas competiciones, dijimos presente como uno de los sponsors principales, aportando además su tecnología para el escaneo de entradas y transmisión de conferencias de prensa.

Presencia argentina en la final

En el primer partido se hizo sentir la euforia característica del público, ya que la argentina Lourdes Carlé (261 del Ranking WTA y una de las mejores promesas del tenis argentino) disputó la final del dobles junto a la griega Despina Papamichail, en la que lamentablemente cayeron en la final contra la rumana Irina Bara y la georgiana Ekaterine Gorgodze por 5-7, 7-5 y 10-4.

Incluso Carlé y Papamichail tuvieron un triple match point en el segundo set, pero no pudieron cerrar el partido. De todas maneras, el aliento del público para apoyar a la bonaerense se hizo notar y, como siempre, formó parte del encuentro.

Un breve descanso

Una vez finalizado, lxs asistentes pudieron disfrutar de las comodidades del patio de comidas ubicado dentro del predio del Buenos Aires Lawn Tennis Club, sumado a las carpas de lxs sponsors, donde hubo actividades, stands de información y venta de productos.

A su vez, en la cancha 14 se jugó la final del FILA Master sub-14, disputada entre Zoe Lazar, que venció a Luz Cinalli en la final, y en la que ambas recibieron de premio la oportunidad de ser vestidas por FILA Argentina durante un año. 

Último capítulo: la final del singles

Luego vino el turno de la final en singles, que se lo llevó la húngara Anna Bondar (preclasificada n°3 en el torneo), que desplegando un tenis de alto vuelo, cerró el partido 6-3 6-3 y se impuso ante la francesa Dianne Parry. 

Sin embargo, la entrega de premios tuvo su cuota argentina, no sólo por el trofeo, que lucía un hermoso mate en la parte superior, sino porque (simbólicamente, debido a protocolo covid) la extenista Norma Baylon (primera top ten argentina y considerada entre las 5 mejores jugadoras del mundo en la década del 60) fue parte de la ceremonia y posó junto a Bondar y, por supuesto, el trofeo del mate.

Además sirvió para llevarse un merecido reconocimiento de parte del público, con un aplauso y ovación a la altura de una de las tenistas más importantes de la historia del deporte en Argentina y Latinoamérica. 

Este fue el final de una jornada histórica para el tenis en Argentina, con un torneo de estas características después de 34 años, que le brinda la oportunidad a las jugadoras argentinas de desarrollarse y tener oportunidad de competir, inclusive en varios casos, por primera vez en un WTA 125K.Más torneos en la región son más oportunidades para nuestras tenistas, y en Motorola estamos muy orgullosxs de haber podido formar parte de este evento histórico. 

Más torneos en la región son más oportunidades para nuestras tenistas, y en Motorola estamos muy orgullosxs de haber podido formar parte de este evento histórico.