Una parrilla al paso que más que una parrilla es un bar y más que un bar es una parrilla. ¿Confundidos? Vengan conocer esta fusión.

Escuchas “Toro de Hierro” y sentís la fuerza de su nombre. Un nombre que es tan impactante como la leyenda del toro de Falaris en la cual se inspira. Si no tienen idea de qué hablamos, sigan leyendo porque, de todas maneras,  lo más interesante de este lugar es lo rico que se come.

 

Ves el menú ploteado en la pared del local y la boca se te hace agua. La parrilla está a la vista y esa es la idea. El amor por el asado se siente en el aire y como todo amor lo que arde es la llama de la pasión y en este caso, la encontrás en la parrilla.

 

Cuando hablamos de Toro de Hierro hablamos de la democratización de la parrilla. Es el touch and go del asado hecho sandwich. Un lugar que invita al encuentro pero también se presta al take away sin ofensas. Más aún en un barrio donde la parrillita peca por tener ese halo gourmet y donde el carrito cuál Costanera no existe ni tiene lugar en el mapa. ¡Eureka! He aquí su gran diferencial.

 

“El asado siempre fue el encuentro. Esta parrilla al paso surge del mejor recuerdo de esas reuniones en familia, mi viejo, con amigos donde uno se junta alrededor del fuego y se comparte ese momento. ¡Quiero que sea eso!”. Así es como su dueño, Iván Mazzieri, habla con media sonrisa en la cara de su Toro enamorado de la achura. En su expresión queda marcado a fuego que en la esencia del lugar, la llama, la reunión y el trabajo en equipo son pilares y palabra mayor.

 

Con buenas propuestas a mejores precios, una vez que ven el listado de opciones juramos que no van a saber qué elegir. Menos, si su corazoncito es parrillero. ¿Quieren tentarse de gula? Obvio que los clásicos de vacío y lomo no faltan. Pero detengámonos un segundo en el sandwich de mollejita corazón asada al limón, el súper choripán mariposa, la loca idea de la milanesa a la parrilla. Todo acompañado con papas fritas y la salsa o el adicional que más quieras.

 

Claramente, la casa no se priva de nada y tiene dos especialidades que dignamente llevan su nombre: el sandwich Toro de Hierro en su versión de cerdo y carne. La primera es una versión agridulce donde el toque se lo dan con miel y whisky. La segunda, hecha de lo que popularmente conocemos como bife ancho pero que ellos lo  llaman “la costeleta”. Así de místico como suena, así también sabe. Cocida vuelta y vuelta a las hierbas una rebanada es sinónimo de delicia.

 

¡Momento! A todo buen asado al sándwich le corresponde su buena birra. ¡Correcto! Acá el maridaje perfecto es con cerveza. Para Toro de Hierro la fresca es como el mate pero con alcohol. Es el momento donde compartimos, nos unimos, socializamos. Con esto terminamos de decirles que esta es la pieza que faltaba para que este lugar, ubicado en un punto neurálgico de Palermo, tenga todos los condimentos y cortes necesarios para ser un auténtico ParriBar.

 

Háganse fan #1 de este Toro. Póngase la 10 después del cheboli. Júntense ahí con amigos o simplemente péguense una vuelta por el lugar. No mentimos. Les juramos en el nombre del asador que en este ParriBar al paso sobra el Rock & Grill y que su potencial es tan arrollador como la fuerza de un Toro de Hierro.

 

DATOS TORO DE HIERRO

 

Dirección:

Honduras 5083 / Palermo

Horario:

Mar y Mie de 18h. a 2h.

Jue / Vie & Sab de 18h. a 7h.

Dom de 18h. a 2h.

Lunes el Toro descansa.

Contacto:

contacto@torodehierro.com

FB: @torodehierroparrilla

torodehierro.com

No requiere reserva pero también hacen reservas.

Precios:

Chegusanes desde $110

Papas $50

Combos Chegusan + Papas + Pinta $150

 

Escrito por FDH para Motorola