0

 

Una oda al queso fundido en el corazón de San Telmo. Si pensás que la luna es de queso y te gusta más que a los ratones, este es tu lugar!

En el corazón de San Telmo se esconde un mercado. Apuesto que pocos saben de su existencia. Los que escucharon nombrarlo, hasta lo subestiman. Antigüedades. Gente vintage. Una arquitectura que con un poco más de mantenimiento, le sacaría un suspiro a más de uno.

 

Pero este mercado esconde más que historia. No será la Boqueria de Barcelona pero créannos que tiene algo con qué hacerle frente. Hablamos de Je Suis Raclette. Uno de los secretos mejores guardados del lugar y el paraíso del queso fundido.  Si! Queso fundido. Es que la moda tiene onda expansiva y esta vuelta es el turno del queso y en forma de Raclette. Tranquilos! Ahora les contamos cómo se come.

 

Desglosando un poco, el raclette es un queso de origen suizo. Hecho con leche cruda de vaca, esta maravilla llega al mundo en grandes hormas de unos 6 kilos de puro queso y tiene la textura ideal para ser fundido en una, valga la redundancia, Racletera.

Entusiasma saber que no es necesario viajar a Suiza para probarla. Y hasta es más entusiasta decir en voz alta que existe una en San Telmo y que es la racletera de Je Suis Raclette.

 

Pettit pero potente. Admitimos que la carta no es muy extensa pero si algo no mezquinan es la cantidad de queso en cada plato que pedís. Es que el corazón explota de sabor cuando ves al queso acercarse al calor de la plancha humeante y fundiéndose gloriosamente sobre, por ejemplo, tu “racle-chori”. Suena mágico.  

 

Tampoco vas a querer perderte los sandwich de vacío o bondiolita y hasta la versión vegetariano suena a paraíso con sólo pensar en el queso fundido que se desliza sobre ellos. Y sí! Festejá! Porque acá también hay fondeu y bajo ningún punto de vista iba a  quedar afuera de esta experiencia ratonera.

Acompañalo con una birra, vino o agua y rematalo con un brownie de chocolate belga o un scons de queso raclette si querés hacerte el discreto. En este lugarcito podés sentarte en mesas compartidas o inclusive individuales si preferís disfrutar tu queso chorreante sin vergüenza.  

 

Si la luna es de queso como dicen los poemas y si alguien pensaba bajarla, les contamos que ya está en la Tierra y su nombre es Je Sui Raclette.

 

EL DATO:

Je Suis Raclette – Mercado de San Telmo

Bolívar 970 /+ 54 11 2628 6219

Horario: Todos los días de 10h. a 18h. Fines de semana hasta las 21h 

Precios: $250 por persona en promedio

Sugerencia: Sacá el ratoncito que hay en vos.

Facebook: @jesuisraclette | Instagram: jesuisraclette

 

Escrito por FDH para Motorola

0