0

La calle Jorge Newbery, en plena zona de Chacarita -entre las avenidas Córdoba y Corrientes- lleva meses de una transformación gastronómica profunda. Uno de los ejemplos más emblemáticos es el de Almacén Comunal, que desde hace un año y medio le da su propio estilo a esta zona. 

 

“Pensamos un lugar donde a nosotros nos gustaría estar. Un espacio en el que se tome cerveza de calidad y se coma de verdad bien, y no una sola de las dos”, explica Matías Roitman, uno de sus dueños. Con aires madrileños, este restaurante convive entre su esencia de almacén -el mostrador con fiambres detona inmediatamente esa idea- y la de un bar de tapas y raciones.

 

“Queríamos un lugar donde la gente vea lo que hacemos en una cocina abierta, y que tenga la posibilidad de tener en su casa la salsa de tomate con la que hacemos la pizza o el chutney que usamos para la burrata”, sostiene Matías. Más allá del concepto de almacén, el espacio sirve como un punto de encuentro en el barrio, un lugar de paso que no pretende imposiciones palermitanas, sino que deja ser libremente. Y algo similar pasa con sus propuestas, poblada de platos imposibles de encontrar en otros lados, recetas propias y reversiones de clásicos. “Somos muy movedizos con la carta. Probamos platos constantemente, experimentamos, nos damos gustos y si creemos que es algo que puede sorprender a la gente, lo mandamos”, aclara Matías. Entre esa experimentaciones se puede encontrar una fainá con yogur y pesto o un burrito de pastrón y chimichurri, entre muchos otros. Por lo general, la variedad se renueva cada tres meses, mientras que las canillas de cerveza -de productores como Federal, Gante, Terracita, Strange o Charlone- cambian semana a semana.

 

Como buen almacén, Comunal sirve también como distribuidor de otras marcas, idea que nace de la necesidad de darle a otros lo que uno mismo disfruta: “Cuando empezamos a crear Almacén Comunal nos encontramos con productos locales y proveedores que trabajan muchísimo, y sentimos que además de usar su productos para crear más, la gente tenía que poder usarlos en su casa tal cual nos llegan a nosotros”. Es por eso que el local vende el pan de Salvaje Bakery o el vermouth de La Fuerza, ambos vecinos del barrio. “También hablamos con las chicas de The Food Market para trabajar sus productos apoyando a las economías regionales. Y esto recién empieza” añade Matías.

 

“De a poco nos estamos volcando a los productos orgánicos, que tienen sabor de verdad. Pero también jugamos con las verduras de verdulería de barrio. Gente que trabaja y que valoramos mucho”, agrega y parece sintetizar una máxima de lo que en otras décadas fue el almacén de barrio: un sostén de la vida diaria de la cuadra. “Un espacio en un barrio. Un Almacén moderno en Chacarita”, finaliza.

 

Dirección: Guevara 405, Chacarita

Horario: martes a domingos, de 11 a 00 hs.

 

0