0

Piqueos, frutos de mar y platos de autor en un ambiente distendido que se encuentra con influencias mediterráneas, europeas y asiáticas en pleno barrio de Colegiales. Atención, luego de probarlo, vas a querer volver en reiteradas ocasiones.

 

Colegiales es un barrio en constante transformación. De a poco, en la tranquilidad de sus calles comienza a sentirse una ebullición de sabores, texturas y propuestas que parecen difíciles de encontrar en otros barrios porteños. Todo esto pasa en el restaurante Ajo Negro, una de sus últimas grandes novedades. De entrada, la disposición del local ya cambia con lo preestablecido: grandes barras compartidas con vista directa a la cocina, separada de los comensales por tan solo un par de metros. Un lugar donde se come de la sartén a la mesa, literalmente. Y como segundo punto a favor está su carta de tapas, pequeña, concentrada y llena de sabor, en la que se pueden ver reflejadas las influencias de distintos tipos de cocina pero, por sobre todo, los productos de mar.

 

Cuando uno se adentra en los inicios del lugar, entender el por qué de sus platos se vuelve más simple. La idea proviene de dos amigos de la gastronomía, chefs y recurrentes de la alta cocina. Primero está Damián Giammarino González, quien trabajó con grandes chefs del País Vasco, en España, y también formó parte de Sarasa Negro, uno de los restaurantes marítimos más importantes de Mar del Plata. Por otro lado, Gaspar Natiello también creció junto a exponentes de renombre como Martín Baquero o Narda Lepes. Entre estos remolinos aparece el mediterráneo, la fuente más distintiva de sabor e ideas que puede verse en Ajo Negro.

 

Apenas uno pone los pies dentro del local, enseguida ya se siente transportado a otro sitio. Incluso, aunque este nuevo lugar sea difícil de localizar: ¿estamos en España? ¿Qué tan distinto puede ser comer street food tailandesa? ¿El Atlántico y sus aromas también están presentes? Todas esas preguntas vienen a la mente mientras maravillados recorremos con los sentidos su acotado espacio. Y eso que todavía no levantamos la carta

 

Ideal para ir en pareja o en un grupo chico, el menú de Ajo Negro invita al tapeo informal, a compartir y probar varias cosas e, incluso, a volver a usar las manos como instrumento. En este último punto se destacan las croquetas de tortilla y las berenjenas a la parmesana, por ejemplo. Si queremos algo de autor que no podremos ver en ningún otro restaurante, los churros de langostinos con mayonesa de algas son imperdibles. Más a la española podemos pedir unas papas rösti con chipirones bravos y panceta. Y en cuanto a sabores intensos, el pescado encurtido con huevito se para firme junto al resto. Ah, no se olviden de probar el guiso thai de langostinos y cerdo, una delicia local e internacional en todo su esplendor. Se te abrió el apetito, ¿no?

 

Datos Ajo Negro

Dirección: Av. Córdoba 6237, CABA

Martes a Sábado 12hs a 16hs y 19:30 a 23:30

Tel: 011 4551-8263

 

 

FDH para Motorola

0