Desde el 23 de septiembre hasta el 31 de diciembre podrás disfrutar de la muestra “Sonata de cruces posibles” en el espacio Motorola de la Fototeca Latinomericana. Acá, los artistas Gian Paolo Minelli y Rafael Parra Toro junto a la curadora Agustina Rinaldi dieron lugar a la hibridación de la fotografía y la Realidad Aumentada teniendo a los dispositivos móviles como mediadores

Decidido a resaltar el encanto de las ruinas porteñas, Gian Paolo Minelli recorrió las calles del Microcentro con la intención de echar luz a lo que solemos mirar sin ver en plena vorágine cotidiana. Del choque de sus imágenes con la técnica AR (augmented reality) de Rafael Parra Toro nace la posibilidad de resignificar lo que alguna vez fue y de obsequiarle otra oportunidad a lo que quedó inconcluso, a medio hacer. Edificios abandonados que alguna vez albergaron familias; raíces que emergen desde la tierra reapropiándose de la urbe; guiños en construcciones interrumpidas a la espera de convertirse en algo más.

Una muestra que va más allá de lo que vemos

La muestra refleja a la perfección la belleza que se esconde en los rincones “venidos a menos” de la Ciudad de Buenos Aires. Eso vuelve a ponerse en el centro de la escena y a reivindicarse gracias a la tecnología. Acá, los dispositivos móviles se vuelven el vehículo para reescribir las historias a partir del encuentro de ambas técnicas.

En diálogo con hellomoto Gian Paolo Minelli comentó qué sintió al ver sus fotografías intervenidas con la realidad aumentada de Rafael: “Me sorprendió positivamente la manera de Rafael Parra Toro de intervenir con su obra mis fotografías, un gesto poético y sensible que agregan, justamente en el marco de la realidad aumentada, otra posibilidad de fruición de una obra de arte, otra experiencia más dinámica y contemporánea”.

Por su parte, Parra Toro aseguró que trabajar junto a Gian Paolo “fue una experiencia maravillosa y desafiante, potenciada y maximizada por el concepto de Agustina Rinaldi, lo cual fue clave.. El diálogo constante con ella me potenció artísticamente, te podría decir que Gian Paolo y yo tocamos una melodía y ella dirigió la orquesta”.

“Analicé sus fotografías desde un punto de vista geométrico y espacial, pero para romper esa lógica. Me enfoqué artísticamente siempre en transgredir la estética de cada imagen a través del contraste; y cuando te hablo del “contraste” no sólo me refiero al aspecto cromático, sino también a contrastar 2D con 3D, físico con digital, estático con cinético, hay muchos contrastes.También la libertad creativa que tuve, me permitió incluso desafiar las perspectivas retratadas por él, eso es inspirador”, explicó Parra Toro.

La tecnología y el arte se unen

Con respecto al avance de la tecnología en la intromisión del arte, Agustina Rinaldi aseguró que “el arte refleja las transmutaciones sociales que afectan, para bien y para mal, a las personas”. En ese sentido, el hecho de que la tecnología y las disciplinas artísticas se hayan hibridado, no es más que el reflejo de nuestra cotidianidad.

“Los aparatos, las apps y los asistentes virtuales no sólo resignificaron nuestros hábitos, sino que se convirtieron en prótesis que potencian y a veces hasta reemplazan nuestros sentidos. La deconstrucción del muro que dividía al ser humano de lo tecnológico -lo tangible de lo virtual- la sinergia entre estas dos potencias ya no antagónicas, también se refleja en la herramienta más significativa de expresión que aún tenemos: el arte”, dijo la curadora de “Sonata de cruces posibles”.

Cómo hackear el límite entre lo virtual y lo material

Durante la charla con hellomoto, le preguntamos a Rafael Parra cómo es el proceso desde que obtiene la foto hasta que le aplica la realidad aumentada. Antes que nada paso por un proceso de análisis espacial que construyo y deconstruyo. Planteo mis bocetos como una abstracción más que con la lógica del espacio”, contó el especialista. Y agregó: “Después pongo las manos en mi pincel con teclas; desarrollo los elementos 3D, los animo, los integro en el motor de realidad aumentada y voy probando e iterando una y otra vez, repitiendo este proceso hasta que quedo satisfecho”.

Sobre la capacidad de integrar dos mundos a través de la tecnología también habló Agustina Rinaldi: “Al conocer en profundidad las herramientas digitales y hacer obra a partir de sus especificidades, nos incita a pensar que todo es posible; no hay límites al momento de crear cuando se borra la línea que divide lo tangible de lo intangible”. 

Fotografía mobile: ¿Cualquiera puede ser fotógrafx?

“Desde siempre y cualquier persona puede ser fotógrafa, o como decía Joseph Beuys todo ser humano es un artista”, aseguró Gian Paolo Minelli al ser consultado sobre la llegada de los smartphones. “Gracias a la fotografía mobile, tenemos siempre a nuestra disposición un aparato que nos permite registrar con alta calidad y en cualquier situación, sin tener ninguna noción técnica del lenguaje fotográfico. Fotografiamos todo y borramos al toque, usamos la fotografía hasta para retener una información, para memorizar un precio, para decidir qué zapato comprar…. todo se transforma en imagen, también se produce una banalización de la fotografía”, agregó.

Eso sí, el fotógrafo también explicó que a la hora de desarrollar un proyecto fotográfico sigue siendo importante “concentrarse en un concepto y considerar la historia de la fotografía como también la historia del arte”.

No dudes en visitar «Sonata de cruces posibles» de manera presencial y sorprenderte con la unión de arte y tecnología en el espacio Motorola de FOLA.