El 2021 fue un gran año para la fotografía mobile y la tecnología de cámaras de celulares. El aislamiento hizo que muchos aficionados buscaran nuevas perspectivas para sus postales y los resultados pudieron verse en las redes sociales.

Como en todas sus ediciones, el concurso de FOLA trajo un tema que tocó una fibra íntima de lxs participantes. Bajo la consigna “Lo que no vemos”, muchas personas compartieron parte de su intimidad con la creatividad y el ingenio que caracteriza a las fotos de esta competencia.

Desde la Fototeca Latinoamericana, que organiza cada edición, comentaron lo que encontraron en esta última edición: “Notamos que, con el paso de las convocatorias, el entusiasmo y la cantidad de gente fue progresando. Desde el punto de vista artístico también el crecimiento fue sorprendente y evolucionando mucho. Ya como selectores había mucho material que seguramente quedó de forma injusta fuera de la selección, pero son cosas que pasan cuando hay una limitación de participantes”.

Sobre el contexto actual, aportaron que la fotografía se volvió un gran recurso y una aliada para contar y narrar historias, transmitir experiencias. “Para nosotros es muy importante el aporte que da la fotografía al mundo de las artes visuales. Es una herramienta fundamental para documentar y expresarse. Hay que tenerle mucho respeto al poder de una foto, no es simplemente disparar y listo”, aseguraron desde FOLA.

Asimismo, resaltaron que gracias al avance de los celulares, ya puede decirse que “en todos los hogares de nuestro país hay una cámara de fotos lista para sacar y ser parte de una nueva historia”. En ese sentido, el concurso se vuelve una manera de promocionar, a través de una plataforma tan masiva como Instagram, a personas sumamente talentosas que de otro modo no llegaría a circuitos artísticos establecidos y ni qué pensar de exponer su trabajo en una galería.

Una de las novedades que comentaron desde la organización, es que ya están pensando en lo que viene: “Ya estamos trabajando con Motorola en un proyecto que une Fotografía con Realidad aumentada y en septiembre estará listo para poder vivirlo, estamos muy contentos con los avances que ya vimos y seguros de que sorprenderá a más de un visitante del Museo”.

¿Quién fue el ganador de este año?

La foto ganadora de la convocatoria “Lo que no vemos” para la galería de fotografía móvil de Motorola en FOLA fue la de Juan José Toce. Oriundo de un pueblo llamado Lobería. Juan asegura que esta pequeña ciudad plagada de vastos escenarios cotidianos fue la que lo inspiró a incursionar en el mundo del arte. 

En la foto que resultó la ganadora del concurso, Juan buscó retratar una escena que refuerza el preciado recuerdo que muchos hemos experimentado, de sentir ese amor de abuela, o de personas queridas, haciendo perfecto el momento fundamental del mate, símbolo máximo en nuestra cultura del acto de compartir.

“Una composición, para transmitir algo, primero tiene que tener una intención, y luego, si es posible, todas esas cosas que enseña la academia y/o de las que se vale la intuición”, aseguró Juan respecto de lo que debe tener una buena fotografía.

Al consultarle cómo creía que la era digital modifica su proceso artístico, comentó: “Convivimos con máquinas pensadas para que personas sin instrucción las usen, pero no por ello se pierde el potencial de sus capacidades para beneficiar ampliamente a quienes saben algunas cosas. De modo que, lo digital, como avance electrónico democratizado, nos resuelve de antemano procesos, y nos brinda tiempo y la posibilidad de llevar la expresión a otros niveles, que a medida que se avanza dan a luz un poco más de lo humano que llevamos dentro”.

“Nunca hay que negarse al avance, y mucho menos negarse a que todo aquel que quiera tenga la posibilidad de expresarse en un mundo contradictorio, que en la era de la comunicación le cuesta tanto hacerlo de un modo óptimo. Cómo nos expresamos y por qué nos cuesta tanto entendernos escapa a la discusión tecnológica y ameritan respuestas de índole social, política, filosófica, tan humanas”, agregó.

Sobre la experiencia del concurso, contó: “Me gustaría volver a vivir la experiencia, y claramente la respuesta se refleja en una forma de vida motivada por el impulso a expresarme mediante la fotografía. Una hermosa forma de hacerlo en la que no imagino su fin, de la que no me cansaría nunca, como las ganas de tomarme un mate con mi abuela”.

Si tenés ganas de aprender más sobre el arte fotográfico mobile, no dudes en pasarte por nuestra sección dedicada a la fotografía. Desde técnicas para aprovechar la luz hasta cómo sacar las mejores fotos callejeras, ahí encontrarás todo para convertirte en un fotógrafo increíble.