¿Es fútbol? No. ¿Es Padel? Tampoco. ¿Es fútbol-tenis? Negativo. Hablamos nada más ni nada menos que de su fusión: el PADFUL. Qué birome, ni colectivo: el PADFUL es el gran invento argentino.

Para todo aquellos que creían que la moda o el cuarto de hora del pádel había quedado en el olvido, esta nueva ola le da una vuelta de rosca a la versión original y revive este deporte noventoso. Ahora, vuelve en forma de fútbol tal cual lo estás leyendo. Ni tonto, ni perezoso, el pádel supo entrar al deporte más argento como aliado para su gran regreso. Yendo a la parte técnica desglosemos que hereda el PADFUL de cada uno de sus padres. La red en el medio, la puntuación, las paredes a los costados y al fondo de la cancha, vienen del pádel. Los movimientos, el rebote y el tipo de pelota especialmente creada para la ocasión los aporta el fútbol. Juegan dos contra dos donde hay un mínimo de dos toques y un máximo de tres por pareja en la superficie de plástico de la cancha de seis por diez metros. Se puede pasar la pelota con un solo toque si se juega con la pared. Ojo que acá también hay “zona roja” para pasarla si le pegas a un metro de la red.

 

Para todo aquellos que creían que la moda o el cuarto de hora del pádel había quedado en el olvido, esta nueva ola le da una vuelta de rosca a la versión original y revive este deporte noventoso. Ahora, vuelve en forma de fútbol tal cual lo estás leyendo. Ni tonto, ni perezoso, el pádel supo entrar al deporte más argento como aliado para su gran regreso. Yendo a la parte técnica desglosemos que hereda el PADFUL de cada uno de sus padres. La red en el medio, la puntuación, las paredes a los costados y al fondo de la cancha, vienen del pádel. Los movimientos, el rebote y el tipo de pelota especialmente creada para la ocasión los aporta el fútbol. Juegan dos contra dos donde hay un mínimo de dos toques y un máximo de tres por pareja en la superficie de plástico de la cancha de seis por diez metros. Se puede pasar la pelota con un solo toque si se juega con la pared. Ojo que acá también hay “zona roja” para pasarla si le pegas a un metro de la red.

Puede ser indoor o outdoor a gusto del jugador. Lo bueno es que vas a mover el esqueleto y fortalecer todo el cuerpo rebote va, rebote viene. Es tan dinámico, divertido y caliente que usas pie, cabeza, pecho y pier­nas. Es casi como estar bailando otro hit de los ´90s como lo fue “Cachete, pechito y ombligo” de Pancho y la sonora colorada. Bonus track: ya que estamos de revival, acá la volea frontal es la fatality del PADFUL. Es punto asegurado.

Para hombres y mujeres, cuenta el mito que “La Meca Padbol Club” es el lugar “todo donde empezó”.

Nada de copy-paste con el fútbol- tenis porque acá la diferencia la marca el dinamismo del pádel. “En primera instancia, mucha gente cree que son parecidos, hasta que los ve jugar y se da cuenta que la continuidad que le da la pared y los rebotes son únicos en este deporte. En el fútbol-tenis la pelota pasó y se acabó el juego. Acá van a ver que tiene mucha dinámica y que hay que moverse muchísimo para jugarlo”. Es la emoción que expresa Gustavo Miguens cuando habla de su creación. Ideado en la ciudad de La Plata, es una actividad que cada día suma adeptos por sus reglas simples y la no necesidad de grandes habilidades futbolísticas. La onda es tan expansiva que esto ya tiene alcance internacional. Se juega en Brasil, España, México, Suecia, Chile, Inglaterra, Nigeria y Uruguay entre tantos otros países. Como todo deporte también tiene su mundial. Así que tranquilo Juan! Parala de pechito! El PADFUL llegó para quedarse!

 

Nota Escrita por Jani M y FDH para Motorola