Hace tiempo que los tatuajes dejaron de ser una marca para pocos. Los cuerpos ganan en personalidad y los escraches toman popularidad. Desde ahí, la aguja escarba y el grabado se efectiviza. Para sorpresa de muchos, la tinta y la piel ya no son algo…