Lejos de los espacios multitudinarios y bulliciosos habituales, Nómade Somos es un circuito de recitales acústicos que busca cambiar la experiencia de cómo se vive un show.

Un músico, su guitarra y el más absoluto y respetuoso silencio de los espectadores. Así es Nómade Somos, una propuesta de conciertos íntimos y acústicos que se realiza en la ciudad de Buenos Aires y Zona Norte, “donde el silencio también es protagonista”, como explican desde su página web.

 

La idea nació a fines de 2016 de la mano de dos músicos, Jerónimo Saravia y Simon Benegas, con la necesidad de crear una experiencia diferente para los artistas. “Como músicos nos parecía que ésta era la manera que más nos gustaba de disfrutar la música en vivo, sin tanto sobreestimulo, con la gente brindándole su atención al músico”, razona Saravia.


“No hay distracciones y el cien por ciento de la atención está dirigida al músico y al arte que nos está proponiendo. Se vive la música de una manera completamente diferente a la que estamos acostumbrados”, explica el cofundador. Con dos años de conciertos realizados -ya pasaron más de 90 artistas nacionales e internacionales, y unas 700 personas por el público-, la propuesta se destaca también por su carácter íntimo: los encuentros suelen darse en espacios pequeños y cálidos como bien puede ser un living de una casa. Ahí, sin celulares o conversaciones entre amigos, un músico se sienta delante de unas treinta personas y, casi como en un fogón, deja fluir su arte.


“Un concierto normal y el nuestro son dos cosas completamente distintas. La gran diferencia es que cuando vas a ver una banda hoy en día, hay gente que los está escuchando -que son generalmente los que están en las primeras filas-, y después hay gente que está hablando, que está con el celular, que hace ruido”, sostiene Saravia y añade que “hay mucha cosa dando vuelta y no se le termina de dar el respeto y la atención que el músico merece, porque a fin de cuentas nos está brindando lo que él hace y está trabajando también”.


“En Nómade la idea es cambiar ese paradigma, y el que quiere ir a escuchar música, que sea en serio. Ningún tipo de distracción, ningún tipo de ruido. Solo se escucha el músico y su set. Y la gente lo entiende y lo respeta”, cuenta. Por eso, quien disfruta de Nómade tiene otros beneficios, porque más allá del artista, está buscando un estilo de recital. Y aunque uno puede comprar la entrada individual de un show, también puede hacerse miembro de la comunidad, habilitando la posibilidad de ir a todos los recitales que se realizan por un total de 300 pesos mensuales (500, si se elige la opción de sumar a un invitado).


Hoy la comunidad brinda un show semanal, aunque según sus creadores, hay necesidad de incrementar ese número e incluso de expandir territorio, con La Plata como próximo destino. ¿Y qué diferencia hay para el músico? “No está acostumbrado a ir a tocar y que haya literalmente sonido cero. Lo único que se escucha es la música que proviene de su guitarra y su voz. Es una experiencia bastante fuerte. Y se van super contentos”, finaliza Saravia.

 

Enterate aca de las próximas fechas y descubrí más en su web o Instagram.

FDH para Motorola