No sólo de nieve vive la movida viajera de invierno en Argentina. Agendate estos 3 imperdibles

 

 

La típica imagen de las vacaciones de invierno es un pibe canchero haciendo snowboard, o una pareja degustando una taza de chocolate al calor de un hogar mientras contempla las laderas nevadas desde la ventana del hotel. Pero Argentina tiene mucho más que nieve para ofrecernos a quienes no nos gusta para nada el frío. Aca te contamos solo tres.

 

 

 

 

 

 

  • Cataratas del Iguazú. Misiones

 

 

Una de las razones principales para visitar las Cataratas del Iguazú en invierno es que en verano las temperaturas pueden llegar hasta ¡50 grados! Si no querés que te mate la humedad, andá después de mayo. Visitada por miles y miles de extranjeros, las cataratas son quizás, el ícono turístico de Argentina en el mundo. Hay diferentes circuitos para realizar, el más famoso es la Garganta del Diablo, donde vas a vivir todo el poder de la naturaleza concentrado en un mismo tiempo y espacio. Si te animás a la aventura, tomá la excursión en lancha hasta el salto San Martín y experimentá esa majestuosidad a través de todos tus sentidos. Por supuesto, vas a salir empapado.

 

Hay vuelos lowcost a Puerto Iguazú, desde Buenos Aires, Córdoba, Rosario y Mendoza. Tené en cuenta que aquí las vacaciones de invierno son temporada alta, así que reservá pasajes y alojamiento con anticipación.

 

 

 

 

 

 

  • Ciudad de Salta.

 

 

Si estás pensando en algo más cultural, Salta te va a enamorar. Por algo le dicen “La Linda”.  Una de las ciudades más bonitas del país, con aire relajado, plazas prolijas y paseos históricos. Subí en el teleférico al cerro San Bernardo a disfrutar sus atardeceres y por las noches, hacenos caso y andate a La Casona del Molino, una auténtica peña donde la gente lleva su propia guitarra y en cada mesa, se escuchan zambas entre empanadas y humitas. Desde la estación central, sale el místico tren a las nubes que te va a llevar a 4200 mts de altura, por paisajes idílicos y pueblos autóctonos de la puna salteña.

 

Reservá unos días para una escapada a Cafayate, a unos 200 kilómetros y hacer una ruta del vino por sus bodegas más emblemáticas: El Esteco, Quara, Nanni; y entregarte a la buena vida

 

 

 

 

 

  • Parque Nacional Talampaya, La Rioja

 

Este parque nacional  acaba de ser declarado una de las siete Maravillas Naturales de Argentina, y ha decir verdad, lo tiene bien merecido. Cuando lo tengas de frente, te vas a tener que desnucar para poder mirar, una imponente pared terracota de leé bien: ¡250.000.000 de años! Sí, desde la época de los dinosaurios. Y hablando de ellos, vas a ver restos fósiles y petroglifos (pinturas rupestres) grabadas en las rocas. Además, tendrás la oportunidad de observar fauna y flora local, formaciones alucinantes que parecen esculturas esculpidas minuciosamente a través de los siglos por el trabajo del viento.

 

El parque se encuentra a 213 kilómetros de la Ciudad de La Rioja, por la RN 38. Como está ubicado en medio del desierto, sí o sí vas a tener que alojarte en el pueblo de Villa Unión, a unos 60 kilómetros de distancia. Allí encontrarás restaurantes y varias opciones de alojamiento.

 

 

 

 

 

Bonus track

Si llegaste a Talampaya, hacé unos kilómetros más y no te pierdas el Parque Provincial Ischigualasto y su Valle de la Luna, otro de esos lugares que no parecen este planeta y que paradójicamente (o no) es uno de los mejores para observar los astros.